Menorca

El Taller del temps nace en Menorca en 2009, una isla donde el tiempo tiene su propio curso, ajeno a los atascos de las grandes ciudades, el metro y las prisas.
Aquí todo es tranquilidad, miras al horizonte y parece que el tiempo se detuvo años ha, según el objetivo de tu vista, bien en la época talayótica, bien en la dominación inglesa, francesa o árabe… Y es que Menorca ha sido desde el principio de los tiempos, una isla muy disputada por su estratégica situación,  así, aún se pueden respirar los aires ingleses en algunos relojes que quedan olvidados en la isla. Aparte de ellos, poca tradición  relojera permanece, pero en realidad esto poco importa para Bartomeu Gomila, lo importante es el espíritu relojero que se le ha ido impregnando en los diferentes sitios donde ha ido realizando su aprendizaje.
Actualmente, ya lejos de las disputas bélicas de antaño, Menorca se ha convertido en un bello destino turístico que ofrece algo más que sol y playa. Ofrece cultura, calma, paisajes… en definitiva, y paradójicamente, la oportunidad de pasear sin tener que mirar el reloj…
Por todo ello, y por supuesto, por ser su tierra natal, Bartomeu Gomila decidió establecerse de nuevo aquí, una isla que le da la distancia necesaria para realizar su trabajo, pero a menos de una hora de vuelo de las más importantes ciudades españolas…, en definitiva, el marco más apropiado para llevar a cabo un oficio de antaño a su propio ritmo.